jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Entiendes tu factura de gas?

Anteriormente os hablé de la factura de luz y hoy os voy a hablar de la factura de gas.

Al igual que la factura de la luz, la factura del gas ha subido alrededor de un 100% en cuatro años. Os voy a explicar de una forma clara los conceptos más importantes de los que se compone una  factura de gas, pero quiero que sepáis que no hay tantas opciones de mejora como con la factura eléctrica.

Antes de nada, quiero explicaros que es el PCS o Poder Calorífico Superior, y el PCI o Poder Calorífico Inferior en el gas, ya que vamos a hablar de ello en el punto "consumo de gas".


  • PCS o Poder Calorífico Superior: Es el calor de la combustión que aprovecha la energía de la condensación del agua, por lo que consigue más calor utilizando el mismo combustible.
  • PCI o Poder Calorífico Inferior: Es el calor de la combustión que no aprovecha la energía de la condensación del agua. 
La condensación es el agua caliente que se genera en el proceso, igual que cuando hierves agua, y el vapor se condensa en las paredes. Ese agua está caliente, y se aprovecha su calor.


Lo más importante a destacar en la factura de gas son los siguientes puntos por que me parecen los más importantes. 

  • Consumo de gas: La compañía suministra el gas en m3 lo que hace necesario que se lleve a una medida estándar o común para todos los usuarios, que es el kWh. Su conversión es que por 1 mde gas tenemos 11,586 kWh como poder calorífico superior de forma aproximada, siendo el poder calorífico inferior aproximadamente de 10,577 kWh. Sin embargo, no es así en todos los casos, ya que la conversión no coincide para todas las facturas de todas las compañías. La explicación es que la densidad del gas influye en su calidad. No quiero entrar en datos técnicos, porque quiero que este blog sirva para que la gente entienda su factura, así que lo voy a explicar de una forma paralela.
Yo tengo que hacer una sopa, y solo tengo agua y huesos de pollo. Mi sopa será rica, pero no tendrá casi alimento, con lo que al rato tendré hambre, y tengo que comer otra vez. 
Sin embargo, si hago mi sopa con carne, verduras, fideos, huevo duro, etc., tengo una sopa con muchos nutrientes y no tendré hambre al poco tiempo.
Esto pasa con el gas. Dependiendo del día, su poder de calor es mayor o menor, y tendremos que poner la calefacción más tiempo por que calienta menos. Pero la compañía nos cobra en kWh, dando igual si es a 11,586 o a 10,577 dependiendo de la calidad que tenga ese día. Lo normal es que supere los 11 kWh.


PCS y PCI para la localidad de Valladolid en los últimos 3 meses. 


Hay un enlace a una página de ENAGAS, que es el Gestor Técnico del Sistema Gasista Español, en el que si metes el municipio al que perteneces, te dice la calidad del gas de los últimos 90 días. Podéis ver los resultados.

Conceptos del Consumo de Gas y del Término Fijo


  • Término fijo: El término fijo en la factura del gas, es parecido al termino de potencia en la factura eléctrica. Tu pagas por tener gas en tu vivienda o negocio. Si no consumes nada de gas, pagas como mínimo este término por usar las instalaciones de gas, y dependiendo de la tarifa elegida, pagas más o menos. 
 Tipo de Tarifa, Lecturas y la Conversión del gas en ma kWh


Las tarifas para la contratación del gas son las siguientes y de forma estimada nos dice el tipo de consumo que tendremos para las necesidades de gas que vamos a tener. Estos precios son para todas las compañías iguales, que no te engañen. 


,


Su verdadera guerra por ganarte, viene en los descuentos que ofrecen de forma conjunta al contratar luz y gas. En unos casos son descuentos en el término fijo, otras veces son descuentos en el consumo, descuento en el servicio de mantenimiento, etc. Es importante elegir una buena oferta conjunta para nuestro hogar, ya que es la mejor forma de ahorrar.

Lo que me gustaría deciros como conclusión, es que el gas después de todo, es más barato que la energía eléctrica. Primero porque para tener acumuladores eléctricos en casa, necesitas una potencia contratada alta, con el gasto que supone.


Foto obtenida de ahorrodiario.com


Si tuvieras contratado 9,9 kW, tendrías un coste anual en tu término de potencia sin IVA incluido, de 353/año. Sin embargo para el gas, el término fijo es de 103€/año.

Para el consumo energético de los acumuladores, tendríamos contratada una tarifa con discriminación horaria, cuyo precio del kWh en periodo de valle es de 5,583 céntimos, y sin embargo en el gas es de 5,075 céntimos todo el día.

Supongo que todos tenemos nuestra opinión y nuestra propia experiencia. Yo he vivido los dos casos, y me quedo con el gas antes que con la electricidad.

Podéis contarnos vuestras experiencias para compartirlas con todos los lectores. ¿Vosotros que opináis?


Si quieres mejorar tu factura eléctrica o de gas, mándame unas cuantas facturas a mi correo electrónico y yo te ayudo. Empieza a pagar menos.














0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios.